Artículos

29 nov 2015

Retar al sistema. Algo debe cambiar en los procesos de cambio

Muy a menudo hablamos de innovación como si fuera algo destinado solo a un elenco de personas especialmente creativas, especialmente lucidas. Y muy a menudo también entendemos como innovación tener que hacer un descubrimiento o inventar algo nuevo.
En las organizaciones es habitual que exista un departamento de innovación, o de transformación, o de desarrollo organizativo que busque encontrar nuevas formas de trabajar, nuevos sistemas, más productividad (pocas veces más compromiso).

...la presión por no poder aceptar que no ha funcionado hace que anunciemos a bombo y platillo un gran éxito que solo unos cuantos ven y el resto de la organización no, creándose una disonancia organizativa

Muy a menudo hablamos de innovación como si fuera algo destinado solo a un elenco de personas especialmente creativas, especialmente lucidas. Y muy a menudo también entendemos como innovación tener que hacer un descubrimiento o inventar algo nuevo.

En las organizaciones es habitual que exista un departamento de innovación, o de transformación, o de desarrollo organizacional que busque encontrar nuevas formas de trabajar, nuevos sistemas, más productividad (pocas veces más compromiso).

No obstante la innovación o la transformación a través de las personas está, en mi experiencia, mucho más relacionada con pequeños cambios continuos que con grandes cambios radicales. Quizá por varias razones: quizá porque la innovación sostenible precisa de una aceptación por parte de los receptores de la misma, es decir, sentirse parte de esa evolución, ser una parte interesada. Quizá también, porque los cambios organizacionales son lentos y deben ser graduales para estar correctamente asentados. Sin embargo, muy pocas veces se da a la organización el tiempo suficiente para adaptarse o bien se da como bueno un lanzamiento espectacular y un seguimiento exhaustivo de hitos, y luego la presión por no poder aceptar que no ha funcionado hace que anunciemos a bombo y platillo un gran éxito que solo unos cuantos ven y el resto de la organización no, creándose una disonancia organizativa (¿qué demonios ha cambiado? Y sobre todo ¿Qué he ganado yo con esto?)

La innovación organizativa no es cosa de un departamento, y de este modo cabe diferenciar entre una organización con innovación y una organización innovadora. Esta última es una organización donde la gente se pregunta ¿Qué pasaría si…? (me en encanta esta frase), donde se permite la iniciativa, donde no se penaliza el error, donde no hay pensantes y hacientes, donde se vive la organización como algo propio, donde la gente, en definitiva, se permite el lujo de retar al sistema, y donde el sistema, se deja.

En mi experiencia, cuanto más descentralizado ha sido un proceso de cambio, más cercano al terreno, mas ha propiciado el sentimiento de “es nuestro negocio, nuestros clientes, nuestro desarrollo, nuestro futuro”, mas ha funcionado y mas se ha consolidado. Contrariamente, cuanto más diseñado centralizadamente desde Headquarters, cuanto más dirigido y menos customizado, cuanto más gloria consiga para unos pocos, menos visos de futuro tiene ese plan de cambio. Sí, y ya sé que dirán que hay que conseguir una homogeneización, que alguien debe asegurar que se sigue el ritmo del cambio y otras cosas similares, pero también sé que demasiadas veces eso se traduce en poca libertad del territorio, de la línea de negocio, del área de expertise, para customizar ese cambio a sus características, y también sé que demasiadas veces se enfoca todo el proceso a los hitos de transformación y no a KPI que demuestren ese cambio (los famosos tickers en un PowerPoint).

Algunas estadísticas cifran el porcentaje de fracaso en los procesos de transformación en más del 80% de los casos. Innovar en la forma de trabajar sin transformar es solo soñar, es muy a menudo, alimentar visones particulares o delirios de grandeza que no llevan a ninguna parte salvo al despiste organizacional, al consumo de recursos o a la tensión de las relaciones humanas en la empresa.

Deja un comentario

Los campos con un * són obligatorios

Inicio

Contáctame

Email

Si quieres contactar conmigo, puedes hacerlo directamente aquí.